2013/06/12

Democracia inquieta

La regeneración política pasa por la transparencia y la rendición de cuentas

 

Benigno Pendás nos propone, como texto para el debate su artículo Democracia inquieta, publicado en El Pais. Tribuna (8-enero-2013)

Todo el mundo se queja. Casi todos estamos de acuerdo en el diagnóstico, pero a la hora de aportar soluciones acudimos a los tópicos al uso: el sistema d’Hondt carga con las culpas y las listas abiertas aparecen como bálsamo de Fierabrás. Sería conveniente recordar: primero, que con esta misma fórmula han gobernado PP y PSOE, unos y otros con y sin mayoría absoluta; segundo, que hay listas abiertas para el Senado y su incidencia es mínima; tercero, que las reglas del juego son iguales para todos y el que quiera ganar ya sabe cuáles son los requisitos. Pero los argumentos, incluso las evidencias, carecen de virtudes mágicas. Mucha gente siente una inquietud legítima ante el deterioro (real o exagerado) de las instituciones y la tradición pesimista del 98 goza de buena salud en círculos de opinión con acceso a los medios. Seguro que estamos de acuerdo en que la razón ilustrada (prudencia, rigor, sentido común) debe prevalecer sobre las pasiones irracionales. Los ciudadanos de buena fe saben que demagogias y populismos solo sirven para empeorar las cosas. Procuremos pensar en el interés general de la España constitucional, a partir de la pragmática advertencia de John Dewey: “en cuanto ideal, la democracia no es un hecho y nunca lo será”. El modelo español no es mejor ni peor que otros sistemas constitucionales contemporáneos. Sin embargo, tenemos el deber cívico de mejorar la calidad de nuestra democracia. Entre todos y para todos...

Artikulu osoa / Artículo completo

Benigno Pendás es director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario